La bronca entre los Igigi y los Anunaki, a cuenta del injusto reparto del trabajo, debe ser una de las primeras manifestaciones reivindicativas en materia de derechos laborales:”…Los dioses arrojaron sus azadas al fuego y a las llamas sus capazos, despues agrupados marcharon a la puerta del santuario de Enlil…”Como estaban cabreados y sus intenciones no eran muy saludables para sus jefes, rodearon el palacio, por lo que Enlil un tanto acojonado mandó sacar las armas y atrancar la puerta. Al final como siempre se mandó buscar entre los amotinados al cabecilla, al instigador y se lo cargaron porque ¡¡ que formas de pedir las cosas son estas !!Cuanto ha llovido desde entonces, mucho, teniendo en cuenta que el texto hace referencia a hechos acaecidos antes de la creacion de los hombres, antes del diluvio y sin embargo que poco han cambiado las cosas, de hecho las practicas empresariales habituales actualmente no distan mucho de las de aquellos tiempos, se sigue abusando de los trabajadores, ultimamente con la connivencia de unos sindicatos excesivamente “corporativizados” ( valga el palabro en pro del eufemismo generalizado dentro del libre-mercantilismo , vendidos para el que no lo entienda). Hoy en dia no se mata a nadie abiertamente por reivindicar una mayor justicia social en la mayoria de los paises, solo se le aparta, arrincona, se le marca ó desprestigia, sencillamente se les pasa por encima, hay tanta clase media que no resultan peligrosos.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s